Tipos-vibradores

Cómo elegir el vibrador más adecuado para ti

En el ámbito sexual, las posibilidades y formas de llegar al orgasmo son bastante diversas. De hecho, existen juegos y juguetes sexuales que podrían marcar una gran diferencia entre las relaciones sexuales tradicionales y aquellas en las que se utilizan otros recursos.
Los vibradores son, sin duda, el objeto sexual más popular a nivel mundial. Existe un gran índice de personas (en su mayoría mujeres) que optan por adquirir uno de estos para complementar su vida sexual. De la misma forma, muchas parejas deciden añadir esta herramienta para “avivar la pasión”, o simplemente para experimentar distintas sensaciones placenteras.

 

Características y tipos de vibradores

Aunque no lo creas, la variedad de objetos para la estimulación sexual es realmente extensa. Variando en muchos aspectos como el tamaño, la forma, materiales, e incluso el poder de la vibración. También se diferencian entre ellos por la función que cumplen, ya que hay vibradores hechos especialmente para distintos órganos sexuales.
Por esta razón, elegir el mejor vibrador para ti podría resultar un poco confuso si tuvieras ante tus ojos una gran variedad de ellos, y no supieras diferenciar las ventajas y desventajas de cada uno. Así que presta mucha atención, para que puedas tomar la mejor decisión.

Primero que nada, debes saber que hay 4 tipos diferentes de vibradores

los vaginales, los anales, los de clítoris y los diseñados para alcanzar el Punto G. Cada uno de ellos está ideado para estimular una parte distinta del cuerpo, y dependiendo de tus necesidades, o las de tu pareja, puede variar el objeto que deberías comprar.

• Vibradores vaginales

Vibradores Vaginales
Vibradores Vaginales

Es muy probable que los hayas visto en películas o en series de televisión. Son los más comunes y son los que tienden a comprar las mujeres que sienten curiosidad por ello, sin siquiera saber que hay más variedad.

Su forma es alargada, y están hechos para la penetración de la vagina, mientras que la vibración choca con las paredes vaginales causando efectos placenteros.

• Vibradores para estimular el clítoris

Vibradores Clitroris
Vibradores Clítoris

Éste puede ser la mejor opción para aquellas mujeres a quienes les cuesta muchísimo llegar al orgasmo. Ya que, en muchas ocasiones, no basta con la penetración para llegar a sentir el placer deseado. Estos vibradores suelen ser muy pequeños y cómodos de utilizar, y su vibración es, por lo general, más leve que la de los vibradores vaginales.

• Vibradores anales

Vibradores anales
Vibradores anales

Pueden ser utilizados por personas de ambos sexos, y como su nombre lo indica, son especiales para la penetración anal. Aunque visualmente son similares a los vibradores vaginales, estos son un poco más anchos, y su forma puede variar un poco para garantizar la seguridad al momento de la penetración.

• Vibradores para el punto G

Vibradores Punto G
Vibradores Punto G

Estos son una variación del vibrador vaginal. Su diferencia consiste en la punta, la cual está ligeramente doblada con el fin de alcanzar el popular Punto G de la mujer con mayor facilidad y rapidez.

Por otro lado, hay otros aspectos que pueden variar la efectividad de un vibrador. Y es que no existe un “mejor” o “peor” vibrador en sí, sino que depende muchísimo de lo que tú quieras lograr, y de que puedas sentirte cómoda al utilizarlo.
Tamaño: en este caso, el tamaño sí importa. Y esto no quiere decir que debas adquirir el más grande, sino uno que sea adecuado para las dimensiones de tus órganos sexuales. Asegurándote que sea apropiado y que no te pueda llegar a lastimar o incomodar. Existe un tipo de vibradores conocidos como “mini”, y su pequeño tamaño puede ser el ideal para las primeras experiencias.
Material y textura: recuerda que el fin de esta compra es que puedas llegar a sentir placer. Así que no dudes en sentir la textura del mismo y cuestionar si sería realmente agradable para ti. También revisa la etiqueta antes de adquirirlo, y asegúrate de que no haya grandes cantidades de productos químicos en su elaboración, pues estos podrían ser dañinos para tu cuerpo.
Poder y velocidad de la vibración: este aspecto es muy, pero muy importante. Sobre todo, si es el primer vibrador que compras. Existen algunos que poseen la opción de elegir la velocidad y la potencia, y estos podrían ser la mejor opción para ir adaptándolo de acuerdo a lo que necesites. Si sólo traen una velocidad, elige para comenzar, uno que no genere potentes vibraciones, para que tu cuerpo se pueda ir adaptando a la vibración poco a poco.
Precio: aunque este no es el factor más importante, recuerda que “lo barato sale caro”. Así que analiza muy bien la relación entre el costo y la calidad del producto antes de tomar tu decisión.
Apariencia: puede que pienses que esto no es importante, pero elegir uno con un color que te guste y con una forma que te resulte agradable, puede significar una mejor experiencia al momento de utilizarlo. Elige uno que te dé una buena sensación al verlo.

Los vibradores no están hechos solamente para juguetear durante las relaciones sexuales con tu pareja.

Estos también pueden convertirse en tu mejor aliado para esos momentos en los que quieras sentir placer por ti misma. Esto podría traer agradables cambios a tu vida, así que no los pienses dos veces y comienza a elegir la mejor opción para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *