problemas-sexuales

Por qué las mujeres le dicen “no” al sexo

Por qué las mujeres le dicen “no” al sexo

Al casarse o mudarse con su pareja, la mayoría de los hombres tienen las expectativas de que el sexo deje de ser un tema por el cuál preocuparse y se convierta en un acto prácticamente cotidiano. Sin embargo, es justo en ese momento en donde se comienzan a escuchar excusas y las relaciones sexuales son cada vez más escasas. Esta situación es muy común y afecta a miles de personas en todo el mundo. ¿Y por qué las mujeres comienzan a decir “no” al sexo? Hay muchas razones para ello y la mayoría de éstas se tratan de problemas con fácil solución, mientras que otros casos son un poco más complicados.

Si estás viviendo esta situación con tu pareja, respira profundo y lee detenidamente. Es probable que sin siquiera darte cuenta estés aportando a que se den estos escenarios y puedas remediarlos fácilmente. O si no, al menos podrás entender un poco mejor a tu pareja y serás capaz de apoyarla en todo lo que sea posible.

 

Disminución de la libido

A diferencia de lo que se pensaba anteriormente, las mujeres sí poseen la misma capacidad de sentir deseos sexuales que los hombres, sólo que los ciclos de cada uno son distintos. Por otro lado, la disminución de la libido afecta de formas distintas según la mujer. En algunos casos las ganas de tener sexo son escasas, mientras que en otros, la mujer simplemente pierde el deseo sexual por completo y comienza a tener relaciones con su pareja sólo por “cumplir con su deber”. ¿Y cuáles son las razones por las que la libido femenina puede disminuirse? A continuación, presentamos las principales.

  • Cansancio y estrés

Trabajar durante todo el día o realizar demasiadas actividades domésticas puede generar fácilmente cansancio, sueño, irritación, estrés, fatiga… un sinfín de estados de ánimo que no van de la mano con un buen sexo, por lo que todo esto se convierten en algunas de las causas más comunes de la disminución de la libido. Para que una mujer pueda disfrutar plenamente del sexo requiere de estar física y mentalmente preparada, ya que de esta forma pueden lograr la excitación y, por ende, una buena experiencia sexual.

Este problema tiene fácil solución. Puedes disminuir o eliminar el cansancio de tu pareja ayudándola en lo posible con las tareas del hogar o brindándole delicados masajes al terminar el día. También asegúrate de estar siempre disponible para apoyarla en las situaciones que le preocupan y ayudarla encontrarles solución.

  • Poco tiempo luego de ser madre

Esta es otra de las causas más comunes y tiene cierta relación con el punto anterior. Un recién nacido puede traer una gran felicidad y dicha para los padres. No obstante, sus cuidados son también sinónimos de cansancio, estrés, falta de sueño, entre otros. Por otra parte, durante el periodo de lactancia las mujeres producen una hormona llamada prolactina, la cual afecta negativamente a la libido de la mujer y puede hacer que las ganas de mantener relaciones íntimas se reduzcan a cero.

Aunque sabemos que el sexo es muy importante en las parejas, es necesario que estés consciente de que ésta es una causa biológica ajena a los deseos de tu mujer. En estos casos la clave es tener mucha paciencia y enfocarse en otros aspectos durante un tiempo, como la salud y el bienestar del recién nacido, por ejemplo. La buena noticia es que es una situación pasajera y que probablemente todo vuelva a la normalidad en poco tiempo.

  • Uso de medicamentos

Hay drogas que pueden afectar a la libido, por ejemplo, algunos antidepresivos o anticonceptivos. Por lo general, cuando el médico receta este tipo de medicamentos advierte al paciente de sus efectos secundarios.

Si sospechas que la causa de la falta de sexo se debe a la ingesta de medicamentos por parte de tu pareja, te recomendamos consultar con un especialista para que ofrezca otras opciones que puedan evitar estos efectos colaterales.

  • La menopausia

Es un periodo en la vida de la mujer lleno de cambios hormonales durante el cual se reduce la producción de estrógeno, causando que sienta menos ganas de tener relaciones.

La menopausia puede ser un proceso largo y confuso para tu mujer. No la estreses más de la cuenta y ayúdala a sentirse mejor y más equilibrada. En este caso la paciencia también es importante, ya que la falta de sexo a causa de esto es momentánea.

  • Inseguridad

Cuando una mujer no se siente satisfecha con su cuerpo puede inconscientemente crear un efecto negativo en su vida sexual. El sobrepeso, manchas en la piel, celulitis, estrías, cabello descuidado, o cualquier aspecto de su cuerpo que no consideren atractivo puede ser la causa de que ya no quieran tener sexo.

Es importante hacerle ver a tu pareja lo mucho que te atrae físicamente y ayudarla a que se sienta mejor consigo misma. También pueden ejercitarse juntos o hacer actividades que la ayuden a lucir mejor físicamente.

  • Sedentarismo

La falta de movimiento hace que el cuerpo no se oxigene correctamente, además de que la poca actividad física hace que el cuerpo no disponga de la energía suficiente para tener relaciones sexuales.

Durante el ejercicio, las mujeres liberan hormonas relacionadas con el placer y el deseo sexual. Esto también puede ayudar a que tu pareja se sienta más a gusto con su cuerpo.

  • Fuertes dolores o malestares

No siempre los dolores de cabeza son excusas. Los dolores crónicos o enfermedades pueden causar que tu pareja no se sienta con deseos suficientes para tener relaciones. Por ejemplo, los problemas con la glándula tiroides, que tiene entre sus síntomas la pérdida del deseo sexual.

Disminución de la libido

Insatisfacción sexual

Si una mujer no se siente completamente complacida durante el sexo, las ganas de volver a intimar no suelen ser tan constantes. En este tipo de casos el problema no es biológico, sino que comienza a decir que no para no lidiar con una situación que considera aburrida o poco productiva.

Aunque para los hombres el sexo puede simplemente simplificarse en la penetración hasta llegar a la eyaculación, para las mujeres es mucho más que eso. Y ésta es precisamente la mayor razón por la cual las mujeres no disfrutan del sexo en pareja. Asegúrate de explorar y conocer al máximo el cuerpo de tu mujer, aprende qué es lo que le gusta y qué no. Experimenten diversas formas de satisfacción sexual y hazle saber que también te interesa que ella sienta placer. No te limites a penetrar, incluso puedes dejar esto por fuera en algunas ocasiones para variar. Intenta con la masturbación, sexo oral, el uso de diversos juguetes sexuales, caricias delicadas, preliminares más trabajados, etc. Hay una gran variedad de alternativas sexuales que consisten en la estimulación de distintas partes del cuerpo. Te aseguramos que tanto tú como tu mujer experimentarán sensaciones nuevas que los unirán como pareja e, indudablemente, tendrás sexo con mayor frecuencia.

Cuando se trata de sexo entre esposos o parejas estables, el sexo no debe ser un tema tabú, sino que más bien debe ser tratado como algo libre. Es por esto que aconsejamos que hables constantemente con tu pareja al respecto sobre lo que le gusta experimentar a cada uno y sobre cuáles fantasías les gustaría cumplir. Ésta es la manera más adecuada de llevar una vida sexual sana.

 

Cultura y educación sexual

La poca o mala información acerca de la sexualidad durante la adolescencia puede ser un factor grave para la convivencia en pareja. Hay mujeres que no desean intimar con su pareja porque lo relacionan directamente con enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, violaciones, etc. También suelen sentir vergüenza o miedo durante el sexo, bloqueándolas mentalmente y evitándoles sentir placer. Estas situaciones son un poco más graves, pues tu mujer podría necesitar de la ayuda de sexólogos, ginecólogos u otros especialistas para informarse mejor y acceder a llevar una vida sexual más plena.

Por otro lado, existen diversas culturas y religiones en las que el sexo tiene como único objetivo la reproducción y no el placer. En estas situaciones el sexo sin fines reproductivos es mal visto y puede ser considerado como un pecado. Para que puedas llevar una vida sexual con tu pareja de la forma que deseas, asegúrate de que ella no siga ninguna religión que le impida tener sexo por placer o que esté dispuesta a dejar a un lado estas creencias, ya que es importante respetar la cultura y moral de cada persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *