Juguetes sexuales

Los juguetes eróticos son más seguros que los infantiles

Los juguetes eróticos son más seguros que los infantiles

¡Y no lo decimos nosotros! Según un estudio realizado por la agencia sueca de productos químicos, Kemi, los juguetes sexuales contienen menor índice de sustancias químicas dañinas que los juguetes para niños. En otras palabras, usar un juguete infantil puede ser más peligroso que uno para adultos.

Esta agencia es la encargada de controlar los elementos químicos a los que son expuestos los consumidores, siendo una gran ayuda para las autoridades europeas en cuanto a la regulación de estas sustancias.

El estudio consistió en el análisis de 44 juguetes sexuales de 16 empresas distintas. ¡Y los resultados fueron simplemente sorprendentes! De todos los productos, sólo uno de ellos contenía una sustancia realmente riesgosa para el cuerpo humano: parafinas cloradas, que puede causar cáncer además de que representa un peligro para el medio ambiente. Por su puesto, este producto fue prohibido para la venta.

A su vez, tres accesorios para el BDSM tenían un mínimo porcentaje de phatalatos DHEP, que puede afectar la función reproductora y causar un desequilibrio hormonal. Sin embargo, no fueron sacados del mercado porque esta sustancia no está prohibida por la Unión Europea, además de que los objetos son sólo para uso exterior.

Juguetes sexuales costa rica

¿Y por qué son más seguros que los juguetes infantiles?

Hace 2 años, se realizó un estudio similar con juguetes para niños, en donde el porcentaje de sustancias químicas peligrosas alcanzaba el 15%. Por otro lado, otras investigaciones han demostrado que un 38% de juguetes electrónicos para niños pueden ser peligrosos, mientras que los juguetes sexuales electrónicos no contenían ninguna sustancia dañina.

Si comparamos ambos resultados, es sorprendente saber que los juguetes destinados para los más pequeños puedan ser más perjudiciales que los de adultos.

Una de las inspectoras de Kemi, Frida Ramström, mostró una opinión positiva para las empresas de juguetes sexuales, expresando que empresas de otros sectores deberían tomarlas como ejemplo. Declaró que no se podía conocer la verdadera razón de por qué los productos para niños resultaban peligrosos, pero que probablemente se debía a que la mayoría de estos son fabricados en Asia, en donde las regulaciones son menos estrictas. Además, recomendó a las empresas informar mejor a sus proveedores sobre cuáles son los materiales peligrosos que no deberían usar en la fabricación de sus productos, tal como seguramente lo hacen las empresas de juguetes sexuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *