Que es el bdsm
Que es el bdsm

Qué es el BDSM y cómo iniciarlo

Debido a la fama mundial que consiguieron obtener el primer libro y película de 50 Sombras de Grey, el BDSM logró llegar a los oídos de miles de personas alrededor del mundo. No obstante, esta práctica no es nada nueva en el mundo. El término BDSM nació en los ’90, y apareció por primera vez en un foro de internet dedicado al sexo, para referirse a esta alternativa al sexo habitual.

¿Qué es el BDSM?

Las siglas de BDSM son la combinación de las palabras Bondage, Disciplina, Sadismo y Masoquismo.

El término describe a un conjunto de fantasías eróticas y prácticas sexuales no convencionales que constan de dos roles: el dominante y el sumiso, sin distinciones de género. El dominante es quien toma las decisiones durante el acto sexual, mientras que el sumiso debe obedecer y permitir que su dominante sea libre de hacer lo que le plazca con su cuerpo. Por su puesto, antes de iniciar con una sesión de BDSM, los participantes deben conversar sobre qué cosas estarán permitidas y cuáles serán los límites, puesto que el objetivo del BDSM es el placer.

Bondage
Bondage

Hay otros aspectos que definen a este conjunto de sexo alternativo, y son exactamente las palabras que forman las siglas.

  • Bondage: tiene que ver con la relación entre amos y esclavos. Se refiere a cualquier tipo de atadura, sea total o parcial, en donde el dominante ata al sumiso para inmovilizarlo y lograr mayor control de la situación. Comúnmente se utilizan esposas, pañuelos, cuerdas, o cualquier objeto que pueda cumplir este fin.
  • Disciplina: son el conjunto de reglas y castigos durante la práctica sexual. El dominante se encargará de que el sumiso cumpla con todas las pautas establecidas al inicio y tendrá la potestad de “castigar” al sumiso, mediante azotes eróticos. Los instrumentos utilizados en esta práctica, normalmente son los látigos, fustas, etc.
  • Sadismo: este aspecto describe al rol del dominante, quienes sienten placer al humillar, incomodar y causar dolor a otra persona durante el acto sexual.
  • Masoquismo: por su parte, el sumiso logra obtener placer mediante el dolor y humillación causada por el dominante durante la práctica del BDSM.

Es muy importante resaltar, que como ya mencionamos, el BDSM como cualquier otra práctica sexual, tiene como finalidad el placer para ambos participantes. El sumiso debe ser una persona que sienta placer por el dolor y la humillación, sin que esto le afecte de manera negativa. Mientras que el dominante debe conocer sus límites y ocuparse tanto del placer propio, como el de su sumiso.

mujer-dominante
mujer-dominante

¿Quién puede practicar el BDSM?

Cualquiera que esté interesado en este tema es libre de intentarlo.

Es probable que no todo el mundo te vea de buena manera si manifiestas tu interés por esta práctica sexual, ya que para muchos “conservadores”, puede parecer una alternativa sexual sólo apta para psicópatas. Y no es así. La historia de Christian Grey en 50 Sombras de Grey dio una imagen equivocada de quienes normalmente lo practican. Y es que el gusto por el BDSM no tiene relación alguna con traumas infantiles o problemas psicológicos. Es posible practicar el BDSM de forma sana, sin que afecte a tu vida cotidiana.

Lamentablemente, esta y muchas otras prácticas sexuales no convencionales, son aún consideradas un tabú para la mayoría de las personas. Sin embargo, debido a su crecimiento en la cultura popular, el BDSM es ahora aceptado y practicado por un gran número de personas. Incluso en Costa Rica, y en otros países latinoamericanos, se ha podido percibir mayor aceptación, existiendo hoy en día variedad de foros y comunidades para quienes practican esta disciplina, o para quienes tienen gran interés en comenzar a hacerlo.

La mayor comunidad de usuarios de BDSM en Costa Rica es http://bdsm.destinados.net Y allí podrás conocer a personas que compartan tus mismos intereses, y a quienes puedes consultar si tienes dudas.

dominacion
dominacion

¿Cómo iniciarse en el mundo del BDSM?

Si estás a punto de introducir el BDSM a tu vida sexual, es indispensable que lo hagas poco a poco. Independientemente de que tú o tu pareja tengan previa experiencia, siempre que uno de los dos sea “nuevo” en este mundo, se deben tomar las medidas necesarias para que el comienzo sea delicado.

  • Lo primero que debes hacer, es tener una larga y profunda conversación con tu pareja acerca del tema. Y en cuando estén completamente seguros de querer intentarlo, deben preparar una lista de las pautas que ambos deberán seguir. Establezcan los límites, quién asumirá cada rol (luego, en el futuro, pueden cambiar de rol sin problema alguno), piensen en qué juguetes o instrumentos les gustaría introducir.
  • Consigue los accesorios prescindibles: vendas para los ojos, cualquier cosa con la que se pueda atar a la pareja, y un látigo o cualquier objeto para los azotes.
  • Luego procede a prepararte para el momento. Dependiendo de las cosas que vayan a “experimentar”, es posible que necesites una depilación de cuerpo entero y la utilización de un enema o pera anal.
  • Es muy importante que establezcan una “palabra de seguridad”. Puede ser cualquier palabra o frase, como “gato” o “libro”. Alguna palabra que no tenga relación con el acto y que normalmente no sería utilizada durante la sesión. Esta palabra será utilizada por el sumiso cuando tenga sensaciones negativas, o esté experimentando demasiado dolor y necesite que el dominante pare.
  • Por último, no sientas miedo ni vergüenza. Ser dominante o sumiso no tiene nada de malo, y siempre que confíes en tu pareja y sientas placer en ello, ¡no hay nada de qué arrepentirse!

    LEER MÁS…

    “Consejos Cómo iniciar una relación BDSM”

    Cómo iniciar una relación BDSM
    Cómo iniciar una relación BDSM

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *